Patti deberá cumplir condena en una prisión común

La reciente condena de Luis Abelardo Patti por crímenes ocurridos durante la última dictadura militar dictada por el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín el pasado jueves en José León Suárez obligará al ex intendente de Escobar a dejar la clínica Fleni, que lo alojaba tras sufrir un accidente cerebrovascular, para ser trasladado a una prisión del Servicio penitenciario Federal.

Patti fue impedido de asumir su banca de diputado nacional obtenida en 2005. Este hecho fue el puntapié inicial para el comienzo de su juzgamiento penal.

La resolución, que alcanzó de igual manera a los otros acusados, Bignone, Rivera y Rodríguez, dictaminó que eran responsables de los asesinatos de Diego Muñíz Barreto y Gastón Gonçalvez, las desapariciones de Carlos Souto y Guillermo D’Amico, la detención ilegal de Osvaldo Arriosti y el secuestro con aplicación de tormentos y tentativa de homicidio de Juan Fernández.

El testimonio escrito que dejó Fernández ante un escribano amigo antes de exiliarse fue determinante para esclarecer el crimen de Muñíz Barreto. Ambos habían sido detenidos por Patti el 16 de Febrero de 1977 en Escobar.

Fernández pudo escapar por una casualidad: la anestesia que se le inyectó para adormecerlo y tirarlo al río Paraná junto a su amigo en un Fiat 128 no le hizo efecto debido a su peso de más de 100 kilos.

“Estuvimos años pensando que Juan José Fernández era el culpable. Él se había salvado y pensamos que lo había entregado. Era una época muy rara y el tema de la inyección parecía algo de ciencia ficción, era difícil de creer”, dijo Antonio, el hijo de Muñíz Barreto, en octubre pasado, a Belén Joaquín, estudiante de la UBA.

Pablo Llonto, abogado de la familia, afirmó que con esta sentencia se puso fin a uno de los íconos de la impunidad más importantes de la Argentina. Patti, que durante años logró escabullirse de la justicia amparado por los gobiernos conservadores y su inmunidad por ocupar cargos públicos, cumplirá una pena de prisión perpetua en un establecimiento del Servicio penitenciario Federal.

Juana Muñíz Barreto, hija de Diego, agradeció minutos después de que fuera anunciada la condena y recordó el extenso camino para lograrla: “A uno la impunidad le va quemando la cabeza, como que no podes hacer nada”, y agregó: “Como familia lo que hicimos fue aportar piezas”. Por último, se refirió a los abogados, a quienes agradeció porque “armaron este rompecabezas terrorífico que fue lo que pasó, que fue la historia”.

Florencia Piccinini 4

Esta entrada fue publicada en Breaking Ñus y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s