El Borda, en estado de abandono

El hospital de salud mental no tiene gas desde hace más de un mes por problemas en las instalaciones. Además, el defensor adjunto del Pueblo de la Nación, Juan José Minguenz, denunció que, en uno de los subsuelos, hay residuos cloacales que emergen de los sumideros.

Atado con alambres. Así se podría decir que está hoy el neuropsiquiátrico. Entre los problemas que presenta se encuentra la falta del suministro de gas que comenzó el miércoles 20 de abril, a raíz de una falla en la cámara de alimentación de Metrogas, en la entrada de la calle Brandsen, pero luego se detectaron fugas en distintos puntos del hospital, por lo que la prestadora no habilitó la reconexión.

En ese entonces, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires envió una cuadrilla de gasistas para que trabajaran en las instalaciones pero, un mes después, el sistema de pasaje de gas sigue sin encontrarse en condiciones como para que la empresa reestablezca el servicio.

Al respecto uno de los delegados de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el Borda, Juan Carlos Ibarra, explicó que “hay poca gente trabajando en el lugar, cuatro o cinco personas, cuando necesitarían 20, con más entendimiento”. Según él, esta falta de personal es funcional a “un intento de desmantelamiento del hospital por parte de la gestión de Mauricio Macri”.

En cuanto a los paliativos, Ibarra informó que una semana después de que se conociera el problema la administración porteña envió termotanques eléctricos de 50 litros y anafes. Sin embargo, estas soluciones provisorias traen varios inconvenientes ya que “hay que esperar que el agua se caliente e ir bañando de a dos pacientes, cuando hay más de 700 personas internadas”. Además, de acuerdo con el delegado, “las instalaciones eléctricas están colapsadas, con lo cual cada tanto salta la térmica”.

Mención aparte merece uno de los subsuelos donde funciona la cocina. Según sentenció Minguenz, de los sumideros “emergen efluentes cloacales de un olor nauseabundo que implican potenciales procesos infecciosos”. Sin embargo, este escenario ya había sido descubierto por los integrantes de la Comisión de Salud de la Legislatura porteña, que solicitaron pedidos de informes sobre el tema así como por la falta de gas. El director de la junta, Gerardo Esbry, calificó a la situación de “kafkiana” y dijo que “no hay palabras para describir el olor a podredumbre del lugar”.

Más allá de la vía legislativa, Esbry y el presidente de la Comisión, Jorge Selser, presentaron una acción de amparo el 25 de abril que recayó sobre la jueza Alejandra Dana, que tendrá que llamar a una audiencia en los próximos días.

A la espera quedaría también un debate acerca del lugar de la salud mental pública, antes de que desmoronen las paredes de una de las principales instituciones del país abocada al tema.

J.R.2

Esta entrada fue publicada en Breaking Ñus y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s