Aborto: la libertad es poder decidir

“Aborto legal, una deuda de la democracia” fue el encabezado del festival realizado el martes pasado en Plaza Congreso. Sólo una frase, pero que connota muchos significados. Agrupaciones feministas, políticas e independientes volvieron a congregarse –como ya lo habían hecho en diversas ocasiones durante los últimos cuatro años- para reafirmar su apoyo al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), presentado en las cámaras legislativas en 2007, pero que nunca fué tratado y perdió en 2010 estado parlamentario.

El debate sobre el aborto no prolifera en los medios, y por ejemplo la manifestación realizada el martes no ha sido difundida masivamente. Sin embargo sectores políticos y organizaciones se están haciendo escuchar e intentan impulsar un marco legislativo que haga honor a la democracia laica que el Estado pregona.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal presentó una solicitada paga el 8 de abril, difundida por los medios de comunicación gráfica y apoyada por diversas organizaciones, políticos y artistas, donde se reclama el tratamiento del proyecto de ley. Plantean que es un tema de justicia social, ya que la mayoría de las mujeres que fallecen por abortos provienen de clases bajas. “Es un corte clasista, las que mueren es porque no tienen los medios para pagar una clínica privada”, afirmó Claudio Morgado, presidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) (para ampliar la postura del organismo, ver el comunicado de Prensa: “28 de Mayo: Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres).

La ilegalidad del aborto no implica que este no se practique, y debido a su estatus legal se realiza en centros clandestinos sin las condiciones sanitarias ni la asepsia requerida, o en clínicas privadas con costos altos. “El aborto existe, se hace igual, y no es riesgoso para quienes tienen la posibilidad de costearlo, pero lo que se pone en duda entonces es si en esta situación todos tenemos los mismos derechos” dijo Vilma Ibarra, diputada nacional por Nuevo Encuentro.

El proyecto de ley establece que la interrupción del embarazo de manera voluntaria puede realizarlo cualquier mujer dentro de los primeros tres meses de gestación, sin autorización judicial. Pasado ese plazo sólo podrán hacerlo aquellas que hayan sido violadas (acreditando la denuncia correspondiente), o cuyo embarazo pusiese en riesgo su vida, o si existiesen malformaciones graves en el feto. Contempla a su vez que aquellos profesionales que no quieran llevar adelante la práctica por convicción propia –cláusula de “objeción de conciencia”- deberán exponerlo ante las autoridades del establecimiento donde prestan servicio durante los primeros 30 días de promulgada la ley, y así quedarán eximidos.

Por otra parte, la existencia de pastillas abortivas, que pueden utilizarse dentro de los primeros tres meses de embarazo, evitarían la intervención quirúrgica. Al respecto, el grupo Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto ha editado un libro publicado por Editorial El Colectivo, que incluye tanto una explicación para la correcta utilización de dichas pastillas como otras cuestiones relacionadas con el aborto, para que las mujeres que decidan hacerlo estén informadas. Si el aborto fuese legal, este tipo de procedimientos podrían ser supervisados por un profesional.

“Este es un año electoral, que el aborto sea legal” fue otra de las consignas muy repetida en la manifestación del martes pasado en el Congreso. El contexto de debate luego de la sanción del matrimonio igualitario, impulsó otras reivindicaciones pendientes y varios políticos recalcaron que es un momento propicio para promulgar este tipo de cambios. La candidata a diputada por el frente de izquierda Malena Lenta aprovechó para mencionar otra deuda pendiente, la ley por el derecho a la identidad de género, iniciativa muy aplaudida por la concurrencia.

La democracia implica igualdad, y la legalización del aborto permitiría que éstos se hagan en hospitales públicos y de esta forma tanto la gente que tiene recursos como las que no los poseen podrían gozar de las condiciones sanitarias apropiadas para una intervención. La democracia implica además capacidad de decisión, y la legalización del aborto habilitaría a que cada mujer decidiera sobre su cuerpo, no obligaría a que se practique. La democracia en un estado laico afirma respetar las diversas creencias; la legalización también, ya que cada persona puede decidir según lo que cree y respetar la decisión del que piensa algo distinto [ver: solicitada]

Emiliana García 5/N.L. 5

*Acto/Festival por la despenalización del aborto en la plaza de los Dos Congresos (31/05/2011)

Producción y edición de video: Emiliana García 5
*Galería de fotos de la manifestación
Producción de fotos: Emiliana García y Lucas Kuperman 5
Selección de fotos: Nahuel Leguizamón 5

*NOTAS RELACIONADAS:
“El rock apoyó la causa”
“Un pacto de silencio impuesto”
“Una lucha que lleva más de medio siglo”
“Delito y pecado”

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s