Finalizó una nueva edición del Festival Ciudad Emergente

Hoy finalizó la cuarta edición del Festival Ciudad Emergente, el evento que registra y difunde a la cultura joven en diferentes expresiones estéticas. A la edición 2011 concurrieron 160 mil espectadores, el número más alto desde su comienzo.  La consigna fue: el arte de la calle al museo.

Ciudad Emergente se realiza una vez por año en el Centro Cultural Recoleta desde 2008, con la intención de presentar lo nuevo de manifestaciones artísticas y estilísticas en el rock, pop, arte callejero, danza, animación, poesía, moda, cine y arte digital. El feriado por el Día de la Bandera aumentó la concurrencia al festival en su última jornada. Organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, desde el jueves 16 pasaron por los tres escenarios (la Terraza, Sala Villa Villa yla Capilla), cincuenta bandas de rock, pop y todos sus derivados. Estuvieron presentes los internacionales “Love of Lesbian”  y “Capsula” de España,  “Mademoiselle K” y “Mustang” de Francia, “The Ganjas” de Chile, “Adanowsky” de México, y los nacionales “Hamacas al Río,” “Tan Biónica”,  “Alvy Singer”,  “Humo del Cairo” y “Fantasmagoria”, entre otros.

El público sacaba fotos a los artistas que pintaban con aerosol las paredes de la galería del paseo de Los Tilos. Había olor a pintura en el ambiente. Las puertas intermitentes en las paredes donde los artistas pintaban decían “Buenos Aires Ciudad,” con el amarillo del partido PRO. Otro elemento llamativo, fue el dispositivo de seguridad montado. En la entrada, personas con la pechera anaranjada y la palabra “prevención” en mayúscula, revisaban los bolsos y las mochilas de los ingresantes. Como refuerzo, la presencia del personal de seguridad se repetía en cada sala.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al igual que en ediciones anteriores, también participaron nuevos  DJ’s y VJ’s, que combinaron sonidos con diseño gráfico y animación, documentales musicales de cine independiente, poetas sub-30, la nueva danza urbana y callejera, el arte digital, y el arte plástico y fotográfico de jóvenes creadores. La novedad de este año fue la incorporación del “Stand up” de jóvenes actores del underground local.

Entre algunas de las actividades por sala, estaba Espacio Escuchá!: una sala blanca de 3 por 10, con una alfombra turquesa de piso y cuatro monitores planos colgados en la pared. Allí se podía escuchar música independiente. Simplemente, se debía hacer cola alrededor de los monitores. La sala de revistas, fue similar a la de Escuchá!, pero con más público. En las paredes blancas colgaban las fotos vidriadas de las revistas en exposición, entre otras, “Los inrockuptibles,” “Soy Rock,” “Atypica,”. Pero  la revista más difundida fue “Barcelona.” Dispusieron sillones alrededor de las mesas ratonas donde estaban esparcidos sus ejemplares. “Las revistas son para leer acá, y se pueden llevar una por persona”, decía una chica PRO, en la puerta de la sala.

El número de artistas y de espectadores se fue incrementando año tras año. En su primera edición, pasaron nuevas bandas de rock argentino e internacional ante 50 mil personas; en 2009 la convocatoria se duplicó a 100 mil, y el año pasado a 130 mil. Se calcula que en la edición 2011 hubo alrededor de 160 mil espectadores.

Hoy, último día, en la terraza central se montó un escenario para tocar rock. A partir de las 15 empezaron las bandas. Babasónicos fue la banda sorpresa para el cierre. A través de diversos comunicados, el festival anunció que su capacidad estaba colmada pero que el evento se transmitía en Plaza Francia y por radio. La ciudad, esta ciudad, emergía entonces no desde abajo, sino desde arriba, desde las terrazas de la Recoleta.

AS  AV GF – GG 03

Bigotitos

Por Aldo Vietri

Un humo dulzón se agitaba en el patio cuando el líder de Los Peyotes arengaba a la gente a moverse sesde la terraza del Centro Cultural Recoleta. El encrespado rockabillie revivió el garaje rock de los ´60 con sus integrantes entallados en sacos dorados.  Quizás en este lugar, siempre cercano a lo bohemio, se haya llegado a un límite.

El ultimo día, hubo prosa a cargo del mendocino Tomás Fandel y el asunceno Oscar Fariña en una sala repleta de chicos. “Fuerza, igual a materia (…) como para cagar un locro”, recitó Fandel logrando que una señora de rodete se tentara de risa, hasta terminar con lo que le quedaba de solemne al joven autor.

Pasillo al fondo, a la izquierda estaba la sala Villa Villa, donde se podía  escuchar a Deborah del Corral cantar “en mi cuartel mando yo, pero no me hago cargo de vos”. Lucas Martí se lució como productor eligiendo algunas voces femeninas que brillaron incluso más que él mismo con sus temas. “Las bebas” como reza su último disco, son las protagonistas: Maria Ezquiaga y Emme.

Pero la expansión hacia otros barrios sería saludable para que la cultura rock que abriga el PRO albergue otras variantes, para que el festival sea de una ciudad emergente distinta, aquella a la que le cuesta conseguir sponsors. Se debería pensar en expandirlo hacia otros barrios, como los del sur de la Ciudad. La gratuidad en todas las actividades es un punto a favor de este festival.

Mucha música, mucha onda, mucha moda: bigote y chupin a full fue la regla general. Para el año que viene ya sabemos como no desentonar.

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s