Las cenizas en Bariloche (parte 1): nuevo paisaje tras las cenizas

La emigración a las grandes ciudades no es una novedad, pero más allá de lo poco o mucho que se quiera a la tierra que se abandona, ésta no es lo mismo que cualquier otra. La televisión inundó la pantalla con el fenómeno de las cenizas volcánicas y facebook lo hizo con fotos y videos caseros. Sin embargo, la tecnología de la imagen aún no puede suplantar el vivo y en directo del ojo humano. La sensación del que en ese lugar vivió, no es igual que la del sorprendido foráneo. Con esa incertidumbre, emprendí el retorno, aunque siempre fugaz, a mi lugar de origen.

No es difícil distinguir cuando falta poco para llegar: luego de Piedra del Aguila, la curva y contra curva comienzan a dar cuenta del camino montañoso. A pesar de transitar hace 10 años el mismo camino, en ese momento recuerdo a mi madre recetándome dramamine y reniego porque siempre la regresión a la adolescencia me hace llevarle la contra. Me cuesta ver hacia afuera, el vidrio condensa el calor interior, y a pesar de limpiarlo continuamente se vuelve a empañar. Pero me divierto con esa acción mecánica y mientras escucho “Anochecer” de Kevin Johansen, la imagen de estar en mi departamento rememorando este paisaje, se hace real cuando logro hacer un círculo visible en la ventana. Aún es un camino árido pero en los matorrales se logran distinguir vetas grises que tapan lo verde. Y así pasamos Confluencia, sin reparar que a 80 kilómetros al norte del recorrido hay una ciudad sepultada y cuasi abandonada a causa de la ceniza.
Los puntos de paisaje son ya una rutina, pero eso no quita que cada vez que pase por los lugares me incline estrepitosamente por la ventana, quizá con el fin de renovar esas imágenes. El anfiteatro es mi punto favorito, se llama así porque parece que una tribuna esta observando el río; en medio de ese paisaje hay una tumba, y en uno de mis pasos por ahí decidí que mis cenizas van a descansar con esa paz. Sin embargo, en este viaje los lugares de siempre se han desrutinizado. El Río Limay, protagonista infaltable de las historias que escuché en la primaria, despliega su belleza, no solo en su correntada, sino porque su color profundamente azul ha cambiado a verde oscuro y sus márgenes están cubiertos de una arenilla gris que alterna con largos pastos verdes. Pienso en la cantidad de leyendas que podrían explicar ese cambio, pero la mayor parte de la imaginación inocente se ha perdido en tantos años universitarios. A medida que vamos avanzando el caudal es cada vez menor y el río se torna marrón claro por la mezcla con los sedimentos volcánicos. Parece ser espeso y esa imagen me confunde: no es la de los ríos azules en los que me bañé desde chica, sino más bien los marrones y densos que conocí de grande en mi excursión mendocina.
Entramos a la terminal sin demoras, lo cual no es lo común, en época de turismo las cinco dársenas colapsan y dan tiempo a que mi papá llegue, tal vez, puntual. Las personas con las que hablé antes de viajar, me definieron el paisaje como “triste”, en cambio a mi me resultó extraordinario. No sólo por su inusualidad, sino por la combinación con el paisaje circundante que generó fenómenos extraños, como el cambio de color del agua próxima a las cenizas. La sensación es contradictoria, el estar rodeada de ese lugar común pero atravesado por el “desastre” natural, provoca admiración. Pero mi cabeza no puede limitarse sólo a la espectacularidad del paisaje, sino que no se puede pasar por arriba las consecuencias sociales que ha acarreado y quizá es eso es lo que me reprime soltar esos comentarios de aclamación.

Emiliana García – L.K 5

Galería de fotos

Galería de fotos (cortesía de Enrico Lamperti)

Notas relacionadas:

Las cenizas en Bariloche (parte 2)

Las cenizas en Bariloche (parte 3)

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s