Cada vez más extranjeros elijen las universidades argentinas

Sebastián Ortiz y Toro Bellisario llegaron a la Argentina en el 2009, provenientes de Chile y Venezuela respectivamente, para ser parte de un sistema universitario argentino que este año recibirá cerca de 45 mil estudiantes extranjeros, cifra que ha aumentado un 200 por ciento en los últimos tres años, según estimaciones oficiales del Ministerio de Educación.

Sebastián nació hace 27 años en Santiago de Chile, capital de un país con un sistema educativo que hoy se encuentra en discusión por su fuerte tradición privatista. Este chileno, atado a esa tradición, terminará su licenciatura en Publicidad en una institución privada -Universidad Argentina de la Empresas (UADE)- producto de un acuerdo de intercambio con otra facultad chilena que posee, como la mayoría,  fines lucrativos. Según Sebastián el acuerdo consiste en seguir pagando la cuota en la universidad de su país “que ronda más o menos los 800 dólares mensuales”. Una cifra similar es enviada por sus padres “para pagar el alquiler y poder vivir sin la necesidad de trabajar”.

Toro nació en 1983, en el interior de una república que asume una impronta estatista desde que asumió su presidente Hugo Chávez en febrero de 1999. Esta presencia estatal le permite ser parte del proyecto “Gran Mariscal de Ayacucho”, el cual entrega becas de mil dólares por mes a cada estudiante que se instale en universidades foráneas. Toro relata que junto a él hay 150 coterráneos incluidos en ese plan “que antes de la llegada de Chávez existía pero a cuesta de un préstamo que luego se debía devolver”, pero ahora lo que se busca es una “unión ideológica entre el Estado y la Universidad”.

Toro, como a su Venezuela, lo atraviesa lo estatal ya que en algunos años será licenciando en Políticas Públicas y el título se lo dará la Universidad Nacional de Lanús (UNLA). Según datos del Programa de Promoción de la Universidad Argentina que depende del Ministerio de Educación, la mayoría de los estudiantes extranjeros que elijen nuestro país como destino pedagógico optan, como Toro, por instituciones estatales: actualmente son seis de cada diez.

La Agencia Internacional Euromonitor refleja en un estudio sobre el tema que “la recesión mundial del 2008 y 2009 empujó a miles de jóvenes de Latinoamérica a emigrar de sus países para estudiar”. El 75% de estudiantes extranjeros que se encuentran en la Argentina provienen de países latinoamericanos; las causas económicas de este fenómeno juegan un papel clave pero no terminan de explicarlo, según la visión de los entrevistados. Sebastián, como explicó, podría desarrollar su carrera sin problemas en su Chile natal, porque la posición económica de sus padres le permitiría estar fuera de la población estudiantil “que debe endeudarse 40 mil dólares para obtener un título”. Toro, podría haber elegido otro destino, ya que el Estado venezolano “ofrece la posibilidad de instalarse en otros países de América y hasta en China”.

El sistema educativo argentino, en su versión privada o estatal, ofrece, según los jóvenes, una concepción académica menos verticalista, en donde “hay más participación e interacción del estudiante, lo que hace más atractiva la cursada”. En Venezuela, según comentó Toro, “la educación es mucho más imperativa y acartonada”. En Argentina “los profesores -ilustra Sebastián- son muy buenos, desde la postura que toman, hasta cómo se comunican con los alumnos, a diferencia de Chile que son más recatados”.

El tejido social y cultural y las relaciones humanas son otras razones que Toro y Sebastián marcan como fundamentales para que ascienda a 90 mil los estudiantes de otros países que elegirán Argentina el año que viene, según cálculos del Ministerio de Educación argentino. Para el chileno, los “lazos de amistad en Argentina son muy fuertes”, tanto que lo han llevado a construir amistades más férreas aquí que en Chile “donde son grupos más cerrados”. “Mi adaptación al país fue muy buena, con el trato los argentinos te hace sentir uno más, en las reuniones de amigos se me escucha como si fuera argentino”, comentó el venezolano. Y Sebastián remarcó: “Si alguien me pregunta sobre la posibilidad de hacer un intercambio en Argentina, le digo que lo haga sin dudarlo, la experiencia es altamente positiva”.

Más información/More Info/mehr Infos/Mais Informações/Plus d’Info/更多信息:

-La mayoría de los estudiantes latinoamericanos se mueven desde el norte de la región hacia el sur, especialmente hacia Uruguay y Argentina;

-En 2008 arribaron 23.737 estudiantes a nuestro país; la estimación para este año es de 45 mil y, para 2012, alcanzaría los 90 mil,  según datos oficiales del Ministerio de Educación argentino;

-Del total de extranjeros que llegan para cursar, el 35% procede de Europa, Asia y Estados Unidos; el resto es latinoamericano;

– Das carreras de grado de Ingeniería, Marketing y Economía son las que más atraen;

– La mayor parte de los posgrados y maestrías son en Medicina, especialización en la que se destaca la Universidad Nacional de Córdoba ;

– La mayoría de los que llegan eligen universidades estatales (casi seis de cada 10), según Programa de Promoción de la Universidad Argentina;

– Un estudiante extranjero necesita entre 1500 y 3 mil dólares para cursar y vivir en el país;

– También han crecido la inscripción de extranjeros en cursos para aprender el idioma español o  portugués en América latina.

A.U/L.O 06

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s