Para ellos, mejor acá

Pasados ya unos cuantos minutos después del mediodía del miércoles, decidimos, junto a mi compañero, ir hacia algún lugar en donde se nos hiciera fácil encontrar estudiantes extranjeros para hacerles un par de preguntas sencillas y de respuesta fácil. Nuestra inquietud, transformada ahora en objetivo, era  preguntarles acerca de por qué  habían decidido venir a estudiar a la Argentina. La primera idea que se nos vino a la cabeza fue ir a un hostel. Allí seguro que encontraríamos una gran diversidad de posibles entrevistas, un gran mosaico cultural dispuesto a darnos su testimonio.

Pero ya en la calle, sin tener idea de dónde podíamos encontrar un lugar de ese estilo, sin posibilidad de buscar la dirección de alguno por internet y con el reloj como principal enemigo, pensamos en una alternativa rápida y segura: decidimos dirigirnos hacia una de las sedes de la Universidad de Palermo, ubicada en la calle Mario Bravo, entre Córdoba y Cabrera.

Una vez en el lugar, nos paramos en la vereda a unos pocos metros de la entrada principal de la universidad. Sin dar muchas vueltas, coincidimos con que la estrategia debía ser muy sencilla: esperar allí, agudizar la vista y sobre todo los oídos en busca de rasgos o tonadas que cuajen con nuestro target. Y la verdad que el trabajo no fue muy difícil.

El movimiento de estudiantes que salían y entraban aún era poco. Pero no faltaba mucho para el cambio de hora, razón por la cual nos quedamos expectantes y atentos en el mismo lugar, bien cerquita de la entrada principal.

El tránsito se ponía cada vez más lento y pesado. El ruido de los autos y colectivos que pasaban y sus bocinas molestas nos impedían detectar con claridad algún tipo de tonada foránea que nos llamara la atención.

Pero a pocos metros de donde estábamos se paró un chico. Estaba fumando un cigarrillo y mirando el reloj a cada rato, con mochila en la espalda, lentes de estudiante y auriculares en los oídos. Bastó un gesto de complicidad con mi compañero para que nos acerquemos a él y le preguntáramos si estudiaba en esa universidad. Se llamaba Andrés, era de Cartagena, Colombia y efectivamente estudiaba ahí. Ni lerdos ni perezosos nos presentamos, le dijimos qué estábamos haciendo y amablemente se prestó para darnos su testimonio. Lo barato de estudiar en Argentina y el prestigio del Diseño Gráfico nacional fueron las principales razones de su periplo estudiantil en nuestro país. Esa fue nuestra primera víctima.

Con el correr de los minutos la cantidad de estudiantes se fue incrementando. Llegaban de todas direcciones. De una esquina y la otra. Algunos bajaban del taxi y otros cruzaban la calle por la mitad esquivando el atascado tránsito. De ahí en adelante todo se hizo más fácil. Era casi una certeza que a cada uno que paráramos su acento nos confirmaría que era un candidato para nuestro trabajo de campo. Había de todo. Algunos muy tímidos, otros con miedo a la cámara,  no faltaron los que apurados porque llegaban tarde a clase nos dijeron que no podían hablar y después  simplemente los que estaban predispuestos a participar. Pero no nos llevó más de 15 minutos tener al menos ocho testimonios de estudiantes extranjeros en la Argentina.

No nos quedaron dudas de que la Universidad de Palermo se nutre de una gran variedad de  estudiantes de otras regiones del mundo. Apenas en unos pocos minutos habíamos tenido la chance de comprobarlo en persona y de haber dialogado con chicos y chicas de México, Colombia, Venezuela, Bolivia y Ecuador.  Todo indicaba que si nos pasábamos toda la tarde en la puerta de entrada de la universidad, la cantidad de estudiantes extranjeros con la que nos hubiésemos encontrado hubiera sido realmente significativa. En esos pocos minutos, pero suficientes para nosotros, de quince o veinte personas que pasaban por esa vereda y se dirigían hacia la universidad a las cuales paramos, tan sólo una nos dijo que era de argentina luego de que le preguntáramos su nacionalidad.  Una estadística que nos sorprendió, pero que confirma que venir a estudiar a la Argentina es, al menos para ellos, una excelente opción.

L.O 06

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s