M.D.M. – Disquerías y discográficas marcan su lugar

Al fallecer un músico reconocido, el furor de consumo que se genera es asimilado de una forma particular por las disquerías y las discográficas. Los locales de venta minorista se abastecen de un stock de productos antes no utilizado. Mientras, las discográficas elaboran una variedad de ofertas novedosas, remasterizaciones, colecciones especiales y reediciones para abastecer a cuantos locales puedan con el propósito de aumentar sus ganancias aprovechando el rápido impacto popular que consigue el reciente deceso del artista.
Al respecto Mónica Delfino, quien fue representante de Norberto Pappo Napolitano en vida, relató que la discográfica hizo reediciones y algunos compilados tras la muerte del músico. Contó que colaboró con algunos escritores y periodistas cuando necesitaban material y también haciendo prensa de DVDs en algunas ocasiones. Delfino analiza lo que siguió al fallecimiento de Pappo: “Fue llorado por todos, sean fans, gente de la calle o músicos. Ahí hay una mezcla de admiración y morbo que aumenta las ventas”.
Por su parte, el dueño de la disquería Piccolo & Saxo, Carlos Revich, señala: “El fenómeno del aumento de la demanda que ocurre frente a este tipo de hechos se debe a un mecanismo consciente o inconsciente de los fanáticos que intentan guardar algo que alguna vez les causó placer y que no quieren perder”. Agrega que esta tendencia se evidencia en cualquier local.
Álvaro Villagra, productor del Estudio del Abasto al Pasto, considera que la gente suele apenarse por la pérdida de su ídolo y sale a buscar todo el material musical que esté a su alcance. En estos casos, el empresario sostiene que “las discográficas aprovechan la situación, arman una gran publicidad y editan cualquier material, incluso lo que estando vivo el artista, jamás hubieran sacado”.
Villagra opina: “El furor se debe en parte a que la gente tiende a endiosar al que se fue, por más que no haya sido un gran artista, tal como sucedió con Tanguito”. Hay más casos en los que la muerte repercutió en los ingresos musicales del artista o grupo como el caso de Alejandro Sokol de Las Pelotas, el de Gustavo Kupinski de Los Piojos o el de Gerardo Rotblat de Los Fabulosos Cadillacs.
Aquel material inédito lanzado post mortem suele ser aquel trabajo dejado en suspenso para luego editarlo. Explica Revich que existen casos como el de los Beatles que en su última producción llamada “Abbey Road” se utilizó todo el lado ‘B’ del vinilo para ensamblar pequeños fragmentos que no llegaron a ser canciones de manera tal que pareciera una sola canción, ya que sabían que ese era su último álbum lanzado como agrupación. “Ante la muerte del grupo ellos deciden editar aquellos trabajos inconclusos que no habían podido estructurar”, concluye.
Villagra explica que las ganancias de todas las ventas de los discos quedan en manos de la compañía discográfica de por vida y que el artista recibe de ello un porcentaje. Por el contrario, los derechos de autor pertenecen en su mayoría al músico y una pequeña parte se dirige a la compañía discográfica y a la casa editorial. Aclara que cuando el artista muere los hederos reciben las ganancias.

A.N. 6 – M.F.G. 6

Esta entrada fue publicada en Breaking Ñus y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s