Entrevista a Vanesa Orieta: “A Luciano le habían ofrecido robar para policías del destacamento”

Daniel Dabove - Página/12

Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, continúa buscando a los responsables de la desaparición de su hermano y brinda precisiones y datos sobre el estado de la investigación y el accionar policial y estatal.

ACVÑus: ¿En qué situación se encuentra la causa actualmente?

Vanesa Orieta: De esta causa inicial por averiguación de paradero, carátula que no comparto, ya que a mi hermano se lo busca como “perdido” y no como un desaparecido, se desprenden dos causas más que se investigan, complicando la situación de la policía. Una por apremios ilegales ocurridos el 22 de septiembre del 2008, en una detención anterior a su desaparición. En el destacamento lo tienen desde la mañana hasta entrada la noche detenido de forma ilegal y arbitraria. Ilegal porque lo tuvieron detenido en la cocina del destacamento, cuando debían trasladarlo a la comisaria 8º, y además porque Luciano no había cometido un delito y era en ese momento menor de edad. La conducta de los policías fue, por otro lado, arbitraria porque siendo menor y no habiendo cometido delito alguno ni siquiera debía estar ahí pero más arbitraria aún fue la modalidad, porque mi mamá y yo estábamos en el destacamento con todo lo necesario para que lo soltaran y en cambio escuchábamos cómo los policías golpeaban a Luciano. Mi hermano me pidió que por favor lo sacara de ahí porque lo estaban cagando a palos.

La otra causa que se investiga es por encubrimiento. Esta se elevó hace pocas semanas a juicio y tiene dos policías procesados y desplazados de la fuerza. Se está trabajando sobre esta causa y esperando la fecha de inicio del juicio.

ACVÑ: ¿La justicia hizo algo para evitar el avance de la investigación?

V.O.: La causa estuvo en un primer momento en manos de la fiscal Roxana Castelli de la UNIDAD FISCAL N° 7. Ella mantuvo frenada la investigación durante 45 días a pesar de que yo por medio de escritos presentados en la mesa de entrada le pedía por favor que investigara a la policía porque había serias sospechas de que Luciano había sido detenido por efectivos del destacamento. No solo no leyó mis escritos, nunca me atendió personalmente y le dio la investigación a la policía lo que ocasionó muchos desvíos en la investigación. La policía estorbó y hoy pagamos las consecuencias. Las pruebas que no fueron tomadas de forma inmediata tiempo después se pierden y si la policía está para complicar las cosas, más difícil aún.

Cuando se investiga un caso como este y hay sospechas mínimas sobre el accionar de la policía la investigación debe ser dirigida por otra fuerza como, por ejemplo, gendarmería. Hubo muchos errores graves que ayudaron a ocultar y confundir.

Actualmente, la causa está en manos de la fiscal Celia Cejas de la unidad fiscal N° 1. El cambio de fiscal fue pedido por la familia, los abogados y miembros de la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos). Si bien se avanzó en algunos aspectos, se perdió mucho tiempo y pruebas. Lo más grave es que Luciano sigue desaparecido.

ACVÑ: En el momento que Luciano no vuelve a la casa de tu mamá, ¿cómo comenzaron a buscarlo? ¿Quiénes colaboraron para encontrar a Luciano?

 V.O.: Lo buscamos por el barrio, en las comisarias de la zona, en los hospitales… Teníamos sospechas sobre el destacamento así que pasamos muchas veces por ahí preguntando si tenían alguna información de Luciano. La búsqueda fue inmediata y las sospechas sobre el destacamento también; esta sospecha tenía que ver con que a Luciano le habían ofrecido robar para policías del destacamento. Él nos conto esto a mi mama y a mí. Luciano rechazó esta propuesta y comenzó a ser perseguido, no podía salir del barrio porque lo paraban y se lo llevaban, le pegaban antes de subir al patrullero. En el patrullero y en la comisaria lo verdugueaban todo el tiempo. Lo amenazaron de muerte en varias ocasiones.

ACVÑ: ¿Tus otros hermanos tuvieron persecuciones de la policía?

V.O.: Uno de mis hermanos sí fue parado por la policía en algunas oportunidades y se lo quisieron llevar a la comisaria pero sin éxito. Él quedó muy fortalecido en la defensa de sus derechos a raíz de lo que paso con Luciano. Sabe lo que tiene que decir y hacer. Afortunadamente la violencia verbal no pasó los límites pero es violento de todos modos el proceder que tuvieron con él y con otros chicos del barrio a los cuales conocen perfectamente pero se empeñan en perseguir. A algunos los persiguen por participar de actividades organizadas por los familiares y amigos de Luciano para generarles miedo, pero de a poco se va perdiendo ese miedo.

ACVÑ: ¿Se contactaron con el gobernador Daniel Scioli para que los ayudara en la investigación del caso?

V.O.: Le enviamos varias notas pidiendo audiencia y la respuesta fue que no contaba con tiempo para atendernos. En otra oportunidad el gobernador aceptó reunirse con la familia. Entonces, fuimos hasta la plata, a la gobernación, esperamos que nos atendiera, esperamos dos horas hasta que nos avisaron que no nos iba a atender. Esa fue la respuesta del gobernador de la provincia de Buenos Aires, supuestamente militante por las causas de DD. HH. que se impulsan desde el gobierno nacional.

Isabel Ferrer / J.L. 1

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s