Claypole: reclamos por agua potable y cloacas

FOTOGRAFÍA: Cristian Villalba

Vecinos de los barrios San Lucas y Mariano Moreno, junto a organizaciones sociales de Claypole, se vienen reuniendo hace tres años a raíz del histórico reclamo por agua potable y cloacas.  Estas reuniones, se han extendido a otros barrios de la localidad, y del distrito.

Los primeros encuentros tuvieron lugar en el Galpón Cultural, una organización vecinal que funciona allí desde 1993. En febrero de 2008, el grupo de vecinos se puso en contacto con el Taller de Aguas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (UBA), que se sumó al reclamo colaborando con ellos en distintas iniciativas.

El trabajo vecinal comenzó a mediados de 2008 con un censo ambiental. Una de las integrantes del taller, Paula, comentó: “Lo primero que hicimos fueron unas encuestas para caracterizar al barrio, su utilización del agua, así como también la incidencia del consumo del agua en ciertas enfermedades.” Cecilia, integrante también del taller, agregó: “Medimos las  profundidades de los pozos, y los primeros resultados mostraron que la mayoría de la gente no sabe la profundidad que tienen, por lo cual no saben de que acuífero están sacando el agua. Además, encontramos que algunos pozos eran pocos profundos y estaban consumiendo agua de la capa freática (que es la más contaminada), o del pampeano que también está contaminado”.

Durante la investigación, se analizó el agua de un total de 17 casas del barrio, y también se tuvieron en cuenta tres muestras del arroyo San Francisco, pozos del camping del Sindicato de los gráficos, situado a metros del arroyo, y el agua de una casa del barrio El Gaucho, ubicado en Burzaco, que es en dónde termina la red cloacal. “De los muestreos realizados, se pudo concluir que la contaminación cloacal es predominante, hallándose en los pozos ciegos la principal fuente de contaminación”, explicó Cecilia.

Estos resultados fueron comparados con los valores establecidos por el Código Alimentario Argentino (CAA), que provee requisitos básicos a los cuales deben responder la calidad del agua para consumo humano. Del 100 por ciento de los casos analizados, los niveles de nitratos superaban los límites establecidos por el CAA.  Los nitratos son componentes que indican actividad biológica, y a mayor nivel de los mismos y de otros microorganismos, mayor contaminación.

La investigación, pudo determinar también que el arroyo está infectado por amonio y tiene un alto nivel de turbidez. El consumo de agua con este tipo de contaminación puede producir la falta de oxigeno, afectando principalmente a los niños

Según los datos del estudio, un 89 por ciento de los pozos de agua analizados están infectados por materia fecal, y se hallaron muestras con 164 mg/L de nitratos cuando el máximo por litro es de 45. Ante las evidencias encontradas de este peligro inminente, se sucedieron los petitorios (Expte 10938/09) e informes enviados al municipio y a AySA, muchas veces acompañados de movilizaciones, sin mayores resultados, lo que agravó el descontento vecinal.

 En agosto de 2010, la Municipalidad realizó un muestreo de agua de los barrios, del cual se obtuvieron similares resultados a los obtenidos por el Taller de Aguas de la UBA.

La respuesta desde AySA, en ese momento,  se redujo a  un comunicado que alegaba que la zona contaminada se encontraba fuera del radio de servicio de la empresa, mientras que, en relación al pedido de potabilización del agua, éste estaba previsto dentro de un plan de mejoras a realizar entre 2011 y 2013.

En la última reunión vecinal, realizada el 13 de agosto, se informó que el municipio, con el aval de AySA y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), se comprometió a comenzar con las obras de red potable en el barrio San Lucas, en el tramo comprendido entre la Avenida  Monteverde, Avenida República  Argentina, Londres y Zelaya, en el mismo sector donde se instalaría  un importante supermercado de firma extranjera. Dichos trabajos comenzarían en un plazo no menor a los 50 días, y sería realizado por cooperativas de trabajo.  Para el otro sector del barrio, entre Avenida República Argentina, Avenida 2 de Abril, Zelaya y Alsina se estipuló que las obras deberían comenzar en el trascurso de agosto. En cuanto al barrio Mariano Moreno no existen certezas del comienzo de las obras. Como medida paliativa se había solicitado la provisión de agua potable a través de camiones cisternas cuando se inició el expediente nº 10938/09. Existen antecedentes del envío de un camión cisterna a los barrios San Lucas y Mariano Moreno, pero los vecinos señalaron que  la presencia de dichos camiones fue discontinua. Si la situación continúa, y las promesas no se concretan, se llevará a cabo una nueva recolección de firmas, y una asamblea convocada para el mes de septiembre podría llegar a decidir nuevas medidas de fuerza.

C.V. – F.P. 4

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s