De la Huerta a la Sala

UCEP desaloja y destruye la Huerta/ La Sala

La crisis social, económica y política en la que se vio sumergido el país en el año 2001, trajo aparejada la aparición de nuevas prácticas como el trueque o el aumento del autocultivo de alimentos. En el año 2002 nace la “Huerta orgázmika”. Se trataba de una huerta ubicada en un predio a 30 metros de las vías del ferrocarril Sarmiento, sobre la calle Rojas, donde los vecinos del barrio de Caballito practicaban la “agricultura urbana” y se abastecían de alimentos.

Con el paso del tiempo, los integrantes de la huerta fueron creciendo en número. Ellos mismos crearon lo que luego se transformó en “La Sala”, un centro cultural que combina diferentes actividades culturales y solidarias autogestionadas.

Durante la madrugada de 18 de mayo del 2009, la UCEP (Unidad de Control del Espacio Público) y la Policía Federal, irrumpieron en el predio donde se ubicaba la huerta y la arrasaron con topadoras. Los vecinos dieron aviso a los jóvenes que participaban en el emprendimiento, y aunque estos  intentaron defender el lugar, nada pudieron hacer para evitar la destrucción de sus cultivos.

Al día siguiente del desalojo, y después de las protestas convocadas por los integrantes de la huerta orgánica y los vecinos, la policía irrumpió en La Sala sin ninguna orden judicial y detuvo a las veintidós personas que se encontraban trabajando allí en ese momento, y destruyeron el espacio casi en su totalidad. Varios de los detenidos denunciaron que fueron  brutalmente golpeados en las comisarías. Mariana, una joven que estaba embarazada de seis meses, contó que “entraron violentamente,  nosotros no entendíamos nada, me empujaron al piso, por suerte mis compañeros lograron cubrirme, avisaron que estaba embarazada y solo me quedaron algunos raspones”. Según los integrantes de la huerta, la ocupación por parte UCEP (ya disuelta, desde la creación de la Policía Metropolitana por parte del Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri), fue ilegal y desmedida.

Los ex integrantes de la huerta, argumentaron que el Gobierno de la ciudad no tiene potestad sobre el terreno donde se ubicaba el emprendimiento, que no hubo delito de usurpación, y que la destrucción de la huerta fue realizada sin una orden judicial.

Las autoridades argumentaron que la huerta era un peligroso foco de propagación del dengue, que los terrenos eran ocupados de manera ilegal, y que había plantaciones de marihuana. Esto último fue negado por los ocupantes de la huerta.

Si bien hoy, los jóvenes que se ocupaban del crecimiento de la huerta no han podido recuperarla, sus actividades culturales siguen funcionando y expandiendo.

La Sala se encuentra ubicada en el barrio de Caballito, sobre la avenida Avellaneda, a pocas cuadras de donde se encontraba la huerta. Este espacio se constituye con un centro cultural, o al menos cumple sus funciones ya que su slogan reza “ni centro, ni cultura”.

Entre las actividades que se realizan allí, se destacan las clases de circo, de agricultura, actividades con niños, música, muestras de fotos, espacios de discusión y reflexión. Todas las actividades se publican previamente en su blog que atrae al lector con una breve presentación de La Sala como “una puerta abierta, pero con una mirilla llena de ojos que miran mal a este lugar llamado Buenos Aires”.

Víctimas del desalojo/ La Sala

David Giaccio/ N.L/ 01

Esta entrada fue publicada en Breaking Ñus y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De la Huerta a la Sala

  1. Buena información , interesante y completa . Ya tienes una fan más, muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s