Las promesas incumplidas de la minería a cielo abierto

Mina La Alumbrera, en Catamarca. Foto: Noticias del frente.

A pesar de los casos de las enfermedades y malformaciones físicas, de contaminación de cielo, aire y agua con metales pesados, de desplazamiento forzado de poblaciones originarias y los daños ambientales, la minería a cielo abierto sigue siendo moneda corriente en las provincias mineras como San Juan, Catamarca, Santa Cruz y La Rioja. El auge de los proyectos extractivos a cargo de empresas multinacionales no pudo dejar de lado los reclamos de las comunidades y los movimientos ambientalistas.

Las empresas justifican la actividad a partir de los beneficios económicos que generan. Para ellas, la presencia de minerales en la fabricación de automóviles, de aviones, en la informática y en las telecomunicaciones representa no solo posibilidades de crecimiento para el país sino también el fortalecimiento de industrias que repercuten en desarrollo y creación de puestos de trabajo. Una de las mayores provincias mineras, San Juan, fue en 2010 la provincia que más creció y la que más exportó en el oeste argentino.

Además de los beneficios económicos, otro caballito de batalla del discurso de las empresas mineras es la generación de puestos de trabajo. Esto genera divisiones entre las comunidades de las zonas mineras, entre quienes privilegian un trabajo en el presente y los que piensan en los riesgos a futuro, no solo a nivel ambiental, sino incluso en el plano laboral: los proyectos mineros generan empleos en el presente pero cuando se agotan los recursos, los puestos de trabajo desaparecen y, con la contaminación de los suelos, destruyen otras actividades como la agricultura.

Foto: Silvina Klauzen.

Según Juan Carlos Herrero, geólogo del INTI,  la minería “es la base de toda la industria. Pienso que es una industria que hace bien a toda la sociedad, además es una gran fuente de trabajo y produce bienes nuevos y valiosos. Imagínense una inversión de miles de miles de millones. El 21% de eso es IVA. Además, las empresas pagan el 30% del impuesto a la ganancia, y cargas sociales. Por eso el gobierno no cierra la minería, ya que es una gran fuente de ingresos. La minería es una industria potente que está creciendo y va a crecer mucho más. Le sirve muy bien a todos los argentinos. El impacto ambiental se puede controlar antes de abrir una mina, si la empresa piensa en el cierre, como va a dejar estabilizado el terreno, cómo la gente va a encontrar otra forma de subsistir para que cuando cierre, no se queden sin trabajo”.

Sin embargo, las nulas o escasas regalías por parte del gobierno argentino ponen sobre el tapete incluso la cuestión económica y abre la pregunta sobre quiénes son los que realmente se benefician con la minería en Argentina.

Si bien el artículo 41 dela Constitución Nacional dice que “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano”, la vida moderna sigue contaminando estanques de agua, arroyos, ríos y el aire, destruyendo flora y fauna, dificultando la agricultura y generando enfermedades y muertes.

Hay que tener en cuenta que solo la mina de oro y cobre Pascua Lama, en la provincia de San Juan, no sólo contamina el agua con cianuro, ácido sulfúrico y mercurio sino que despilfarra mil litros de agua por segundo. Greenpeace advierte que los preparativos sobre el terreno ya han provocado la disminución de hasta el 70% de tres importantes glaciares del lado chileno y que tanto este proyecto como Veladero están emplazados en ambiente periglacial, algo prohibido porla Ley de Glaciares, ya que los derriten para utilizar el agua en el proceso de separación y limpieza de metales.

Foto: Corporación Chilena de Estudios Históricos.

Para Herrero, en la minería a cielo abierto “hay impacto ambiental, pero contaminación prácticamente no existe”. Y al ser consultado sobre la utilización de cianuro, aseguró: “En el caso de San Juan se utiliza cianuro, una solución muy diluida. Se utiliza para la extracción del oro. En La Alumbrera no se utiliza esto. Con un uso muy pautado y controlado (…) se ha creado un código para el manejo del cianuro, pero así y todo la gente no sabe que la minería solamente consume el 10% del cianuro. Acá en el conurbano bonaerense se usa mucho más cianuro en talleres, fábricas de plástico. En estos lugares se utiliza casi el 90%”.

Esta falta de reconocimiento de las consecuencias de la mega-minería a cielo abierto alerta a pensar en el tercer factor excluido de la disputa capital-trabajo: la naturaleza. Esta última ha quedado fuera de la discusión durante el siglo XX, opacada por las promesas de inversiones que impulsaron la sanción de un conjunto de leyes a comienzos de los ‘90. Ahora, en este nuevo siglo, la acción de los movimientos sociales y los grupos ecologistas intentan sumarla al debate.

Berenice Taboada Díaz-Andrea Zanarre. C. 4.

Entrevistas: Belén Redondo-Ayelén Álvarez.

Producción: Florencia Barea.

 
Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las promesas incumplidas de la minería a cielo abierto

  1. miguel angel llanos dijo:

    Los argentinos y en especial los habitantes de las provincias mineras debemos tomar conciencia del desastre ambiental, por favor piensen antes de poner su voto.

  2. Gabriel dijo:

    Gracias por concientizar a la Sociedad sobre el desastre que estas empresas y los funcionarios reponsables están causando en nuestro territorio. Sigan adelante!!!!

  3. Osvaldo dijo:

    Gracias por la nota, para profundizar en informacion sobre mineria en la rioja: http://www.concienciaminera.com.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s