Muerte digna: para profundizar el debate

Selva Herbón y Susana Bustamante, madre de Melina González. Ambas luchan por la muerte digna. Fuente: http://www.docsalud.com

El caso de Camila puso en agenda el tratamiento de una Ley de muerte digna, cuyo debate se instaló tanto en la Cámara de Diputados y Senadores como en la Legislatura porteña. Los ocho proyectos que se discuten en los tres recintos ponen en evidencia el vacío legal que existe en torno a un tema delicado, como es el de limitar los esfuerzos terapéuticos en pacientes terminales o cuyo estado es irreversible. El tema suscitó polémicas y muchas figuras importantes criticaron las iniciativas.

En este sentido, distintas voces se han manifestado en contra o a favor de un diálogo más profundo a la hora de sancionar una nueva normativa. “Me encontré con vida; está respirando artificialmente”, sostuvo en un debate televisivo Cynthia Hotton, Diputada de Valores para mi país, acerca de su visita a Camila. La integrante de la Comisión de Familia manifestó, entonces, la necesidad de reforzar las discusiones alrededor de una “ley marco” que, sin individualizar cada caso, brindara a los médicos un amparo legal y a los pacientes la posibilidad de elegir abandonar el tratamiento.

Si bien la Institución eclesiástica es consecuente con el pedido de Selva Herbón, el respaldo no asiente en lo que a falta de agua y alimento se refiere, tal como pide la maestra de 37 años. “Hidratar o alimentar a través del tubo digestivo a una persona moribunda no constituye soporte vital alguno. Esta acción per se no podrá ser considerada desproporcionada, y la suspensión sería considerada ilícita”, manifestó a ACV Ñus el doctor Lenin de Janon, investigador del Instituto de Bioética de la UCA.

Con referencia al futuro de  Camila, el especialista sostuvo además que es necesario garantizar al paciente los cuidados esenciales, que comprenden el confort, el abrigo y el tratamiento en caso de complicaciones. “Ni la supuesta mala calidad de vida, ni los gastos utilizados en la asistencia de las personas en estado vegetativo, pueden ser pretexto para suspender la protección del valor vida, como tampoco avalar acciones de naturaleza eutanásica”, afirmó el Magíster en bioética, quien sentenció: “Es deber de la sociedad invertir los recursos suficientes para ayudar a estas personas y sus familias”.

La madre de la niña de dos años aseguró que cuenta con el apoyo del cardenal Jorge Bergoglio y la Iglesia Católica. Esta, en el marco de la Pontificia Academia para la Vida, señala que debe ser evitado el ensañamiento con el enfermo, así como el acatamiento de su voluntad respecto a las terapias proporcionadas.

M.F. 2 / Montserrat Cairol

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s