Estadísticas viales: su importancia para prevenir accidentes de tránsito

Las últimas dos tragedias viales de gran resonancia mediática en Argentina fueron las de Banderalo, en la provincia de Buenos Aires, y la de Zanjitas, en San Luis. Entre ambas dejaron un total de 16 muertos y actualizaron la necesidad de tomar medidas al respecto. En este sentido, las asociaciones y ONG vinculadas a la seguridad vial concuerdan en que sin un diagnóstico preciso basado en estadísticas confiables, es imposible llevar a cabo políticas públicas serias.

En nuestro país no hay datos oficiales actualizados sobre la cantidad de accidentes y víctimas fatales en choques de tránsito. Los que proporciona la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), dependiente del Ministerio del Interior de la Nación, abarcan sólo hasta 2010.

La ANSV se creó por medio de la ley 26.363 en el año 2008 y su función es “promover, coordinar y controlar las políticas del Estado en seguridad vial”. El brazo que se encarga específicamente de las estadísticas es el Observatorio Vial, que reemplazó en este rubro  al extinto Registro Nacional de Antecedentes de Tránsito (Renat).

Alberto Silveira, presidente de la ONG Luchemos por la Vida, explicó a ACV News su desacuerdo con las cifras oficiales: “Muchas veces son inferiores a las víctimas reales, porque los datos que les pasan de las provincias están minimizados. Por ejemplo, los números de Córdoba incluye sólo a la ciudad y no a toda la provincia”, afirmó.

A diferencia del ente estatal, la organización presidida por Silveira demuestra que en el primer semestre de 2011, los muertos por  accidentes de tránsito fueron 3.757, un promedio de 21 personas diarias y 626 mensuales. Para llegar a esa cifra, obtienen los datos
de fuentes oficiales, de la policía y de las municipalidades. Y, a diferencia de lo que muestra la ANSV, estás incluyen tanto a los  fallecidos en el hecho, como a los que mueren a causa de éste, hasta 30 días después.

Parte de la problemática vinculada a la cantidad de muertes, son las persistentes e incontroladas violaciones a las normas de tránsito (ver galería de fotos). En ese sentido, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) tiene como función analizar los accidentes ocurridos y determinar las causas más comunes. Sus últimas investigaciones arrojan como resultado que los choques son producidos en un 90% por una falla humana. Los errores más comunes son: invasión del carril contrario (41%), distracción (19%), velocidad inadecuada (16%) y maniobra abrupta (10%).

Estos porcentajes explican en parte por qué para Silveira, a pesar de que el gobierno da cifras superiores, entre 2009 y 2010 hubo un descenso de solamente un 8% en las muertes por accidentes.

Se puede decir, en definitiva, que para desarrollar políticas públicas tendientes a reducir el número de accidentes de tránsito, es necesaria una acción conjunta de control de las infracciones, así como también de un profundo y serio análisis de las estadísticas viales.

M.S. – M.C. C.3

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Mariela Caruso – Martín Sacan

Esta entrada fue publicada en Informe especial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s